Se Necesita:

1) Dos huesos de pollo (o de otra clase)
2) Dos vasos
3) Agua
4) Vinagre

Hacer Esto:

1) Colocar un hueso en cada vaso. Cubrir uno con agua y otro con vinagre. Renovar el agua y el vinagre dos o tres veces por semana.

2) En dos o tres semanas el hueso del vinagre se habra vuelto flexible; el otro seguira igualmente rigido.

¿Por Qué?

Los huesos son duros y rigidos principalmente a causa del fosfato calcico que no es soluble en agua, pero que lentamente es transformado por el acido acetico del vinagre en acetato calcico soluble. Por tanto, cuando el hueso pierde su fosfato calcico, tambien pierde su rigidez y se vuelve flexible.

Este experimento casero no significa que el vinagre que llega a nuestro cuerpo sea dañino para los huesos. Ingerido, nunca llega a los huesos como acido.


0 Respuestas a El Calcio de los Huesos de Pollo

Publicar un comentario en la entrada