Para realizar nuestro experimento necesitamos un par de vasos, cáscara de huevo, vinagre y zumo de limón.

Llenamos un vaso con zumo de limón y el otro con vinagre.
Añadimos cáscara de huevo a los dos vasos

En uno segundos aparecen unas burbujitas pegadas en las cáscaras de huevo.

Explicación:

La cáscara de huevo está formada principalmente por carbonato de calcio. El zumo de limón y el vinagre son sustancias ácidas (ácido cítrico y ácido acético respectivamente) que reaccionan con el carbonato de calcio produciendo dióxido de carbono (las burbujitas)

Podemos emplear este sencillo experimento para buscar sustancias ácidas en la cocina.